Español

Mundo sin Guerras y sin Violencia

Organización Humanista Internacional - Sitio Oficial

¿Al borde de una revolución global?

¿Al borde de una revolución global?

¿Qué tienen en común  Bolivia, Islandia, Túnez, Egipto y España? Además de ser famosas, respectivamente, por las mujeres con sombreros de copa, los volcanes, los mosaicos, las pirámides y Rafael Nadal, parece que hay poco que conecte estos países diversos, pero todos ellos están atravesando  por las formas más radicales de revolución social que hemos visto desde el colapso del muro de Berlín y del imperio soviético.

Es muy probable sin embargo que, al menos en los casos de Bolivia, Islandia y España, la gente del resto del mundo no tenga ni  idea de lo que está pasando. Recapitulemos:

Enero de 2006 – Bolivia: Evo Morales, un indígena boliviano, es elevado  al poder por  un 54% de los bolivianos en las elecciones y más tarde,  en 2009, es reelegido por el 63% de los votantes. Morales fue elegido en base a una  campaña para crear una asamblea constituyente para elaborar una nueva constitución, para nacionalizar la industria del gas y para introducir la reforma agraria, lo que hizo en su primer mandato. En la nueva Constitución fue abolido el uso de las guerras como medio para resolver conflictos.

Enero de 2009 – Islandia: El gobierno islandés es derribado por las manifestaciones populares que se iniciaron con el colapso del sistema bancario privado islandés. Los acuerdos para que los ciudadanos de Islandia pagaran las pérdidas sufridas por el Reino Unido y los Países Bajos fueron rechazados dos veces en 2010 y 2011, y se celebró un foro nacional que condujo a la creación de una Asamblea Constituyente para diseñar una nueva constitución nacional.

Diciembre de 2010 – Túnez: Mohamed Bouazizi, un vendedor ambulante de la pequeña ciudad de Sidi Bouzid, Túnez, se prendió fuego en un trágico acto de desesperación tras la confiscación de sus bienes, probablemente debido a su imposibilidad de pagar sobornos a la policía local. Este acto provocó manifestaciones en todo el país que condujeron a la caída del dictador Ben Ali 28 días después. Desde entonces han dimitido una serie de funcionarios relacionados con el dictador, la policía secreta ha sido disuelta y se han convocado elecciones para  una asamblea constituyente para el 23 de octubre.

Enero de 2011 – Egipto: Una campaña de, fundamentalmente, Resistencia Civil, da comienzo en Egipto, aparentemente inspirada por los sucesos de Túnez; el asesinato de un joven, Khaled Saeed, a manos de la policía; el opresivo gobierno de  Hosni Mubarak y el estado de emergencia que se había mantenido desde 1967. Los manifestantes demandaban la dimisión del dictador y en tres semanas éste se había ido. Además, la constitución se ha reformado, el temido Partido Demócrata Nacional y la policía secreta se han disuelto y Mubarak está bajo arresto y sometido a juicio junto con sus hijos.

Mayo de 2011 – España: Un movimiento que floreció en las redes sociales con el nombre de Democracia Real Ya convoca protestas en toda España para el 15 de mayo, una semana antes de las elecciones municipales del 22. En Madrid, la brutalidad policial contra los manifestantes les llevó a acampar en la Puerta del Sol, la plaza central,  y fenómenos similares se dieron en solidaridad en todas partes en España y sus comunidades en otros países. Desde entonces el movimiento ha cambiado el nombre por el de 15-M y ha desarrollado un estilo asambleario de consulta pública con enormes reuniones públicas en ciudades, pueblos y aldeas, siempre con el propósito de recoger las demandas de la gente y llegar a acuerdos basados en el consenso. En este momento el movimiento está en marcha en toda España para llegar a la capital el 23 de julio, en lo que se espera que sea una manifestación masiva contra la corrupción política, el sistema democrático corrupto y las leyes electorales que lo mantienen.

Con todo esto sucediendo podemos preguntarnos con todo derecho si está ocurriendo una Revolución Global.

Está claro que el sistema económico no puede ser mantenido por más tiempo. El sistema especulativo – que significa que el  precio del petróleo no está determinado por lo que cuesta extraerlo de la tierra hoy, sino por lo que se puede vender en el futuro-  está causando que el coste de los alimentos sea cada vez más alto y ejerciendo cada vez más presión  en los pobres del mundo. El sistema especulativo bancario ha alcanzado el punto de colapso y los gobiernos están malgastando el dinero de los contribuyentes para salvarlos. Si usted o yo vamos  al casino y perdemos  todo nuestro dinero en un juego de póquer, somos personalmente responsables. Si un banco pierde todo nuestro dinero en estrategias de juego arriesgadas, al parecer los gobiernos (es decir, los contribuyentes) tienen que pagar!

Todas estas revoluciones descritas arriba pueden de hecho estar vinculadas a la terrible dificultad económica a que se enfrentan las poblaciones de esos distintos países debido a un sistema económico que no funciona, y que en realidad sólo ha funcionado alguna vez para una minoría de la población mundial.

La crisis llegará con el tiempo a todas las economías del mundo y en muchos lugares la derecha conservadora y violenta se elevará en el papel de salvadora, sólo para perseguir aún más a la gente.

Y después veremos - igual que vimos el colapso del sistema soviético – que no habrá un apocalipsis. En su lugar veremos, como estamos viendo en estos países inspiradores, que el camino de la no-violencia  resultará ser el camino más efectivo. Un camino no-violento que puede hacer que si el sistema muestra su  violencia provoque el camino más rápido para la revolución social. Hemos aprendido esta lección de Gandhi y Luther King.

Donde quiera que actúe Mundo sin Guerras, es nuestra responsabilidad contribuir con lo mejor de nosotros mismos y transmitir todo lo que hemos aprendido sobre no-violencia a todos aquellos que estén en disposición de sentarse a escucharlo. A través de la no-violencia nuestro futuro colectivo como especie humana está asegurado, de la misma forma en que nuestra destrucción colectiva como  especie humana está igualmente asegurada a través de la violencia.

El Equipo Editorial

Comentarios